Pintar el exterior de nuestra casa

Si vivimos en una casa independiente, las labores de conservación de la fachada dependen de nosotros. La fachada se encuentra expuesta a las inclemencias del tiempo que deterioran su superficie.

Por un factor meramente estético también pensamos pintar el exterior de nuestra casa, ya sea porque la fachada está sucia o simplemente porque somos de esas personas que nos gustan los cambios!

En esta última situación se encontraba este cliente de la zona que contactó con nosotros para que le diésemos una nueva vida a su fachada. Esta, estaba pintada en un color blanco tostado grisáceo del que se habían cansado y de paso limpiaban la fachada ya que se encontraba bastante sucia.

El cliente eligió para el revestimiento un color entre amarillo tostado y ocre para aportar luz y vitalidad a su casa. Un cambio importante que sin duda dará alegría al exterior de su casa. Para las embocaduras eligió un color teja para aportar contraste dentro de la misma gama de colores. Las cornisas tiene un acabado en color blanco para que resalten sobre el fondo amarillo.

Como siempre, en tiempo récord terminamos el trabajo, dejando todo en perfecto estado. Aquí os dejamos una muestra del resultado del trabajo realizado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *